dismiss-alert
header-area-background-wrapper
Menú
site-banner
center-left-menu

¿Cómo funciona?

1 min de video
center-right-menu
Este artículo fue traducido automáticamente del inglés para su conveniencia. Si desea leer el artículo original en inglés, siga este enlace.

Los ministros de Finanzas de la UE rechazan los pedidos de tipos mínimos del impuesto sobre sociedades

13 June 2019
El 17 de mayo de 2019, la Comisión Europea instó a los ministros de finanzas del bloque a acordar un nivel mínimo de impuesto de sociedades en toda la UE. La carta enviada a todos los ministros de finanzas antes del Consejo Ecofin expresó su preocupación por la actividad de la UE en el asunto y pidió una estrategia unificada como parte de las negociaciones del consejo. Llegó a la conclusión de que se necesitaba una estrategia para que la fiscalidad empresarial "se adaptara al siglo XXI".

Fiscalidad empresarial de Pierre Moscovici 21

El informe pedía a los ministros de finanzas que modernizaran el marco dentro del bloque y el mercado único con tres objetivos generales enumerados en el plan de Moscovici:
  • Diseño e implementación de un sistema tributario adecuado y adecuado para adaptarse a nuevos modelos comerciales que permitan a las empresas operar sin una presencia física dentro de las jurisdicciones. Además, seguir desarrollándose y adaptarse a las necesidades fiscales del negocio digital.
  • Estandarizar la competencia fiscal para limitar y prevenir la denominada transferencia de beneficios entre jurisdicciones
  • Simplificar el proceso fiscal de las empresas y acabar con la doble imposición y otras complejas distorsiones de la fiscalización de los impuestos pagaderos a los países dentro del mercado único.

Problemas para la OCDE y el G20

Este problema no existe de forma aislada para la Unión Europea y aquellos que comercian en el Mercado Único bajo las reglas de la UE. Tanto el G20 como la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) están analizando la viabilidad de un umbral mínimo del impuesto de sociedades por varias razones, entre ellas la estandarización de tarifas para promover la competencia sostenible entre jurisdicciones.

En una nota similar, la OCDE está estudiando actualmente nuevas formas de administrar los impuestos digitales. Se espera que el primer plan de anteproyecto se haga público más adelante en 2019, mientras que el primer plan firme debería llegar en algún momento de 2020.

Elecciones europeas

Los cambios en el impuesto de sociedades se produjeron antes de las elecciones al Parlamento Europeo a finales de mayo. Muchos de los partidos socialistas de la UE recomendaron un impuesto de sociedades mínimo. Es ese bloque del partido del que proviene Moscovici. En un debate anterior, el líder del grupo socialista y el vicepresidente de la Comisión sugirieron una tasa mínima del impuesto de sociedades del 18% que Moscovici elogió como una medida visionaria para la política fiscal en toda la UE.

En la carta, Moscovici afirmó que cualquier política de impuestos corporativos decidida a escala global debería ajustarse a las necesidades de la Unión Europea y sus estados miembros. La implicación aquí es que tales acuerdos fiscales decididos globalmente deberían ser compatibles con el Mercado Único (miembros de la Unión Europea y quienes comercian estrechamente con él).

La mayoría no está convencida del impuesto mínimo de sociedades

El Ejecutivo de la UE ha dicho que está a favor de examinar el impacto potencial de las propuestas contenidas en el documento que pasa a afirmar que no modernizar la tributación presentaría consecuencias a largo plazo. Solicitará a los gobiernos nacionales de las naciones miembros sus opiniones y examinará el impacto potencial.

La carta inicial se envió el 6 de mayo y la estrategia propuesta fue discutida al día siguiente por un grupo de trabajo dedicado a la fiscalidad. La mayoría de los países miembros, incluidos los propios ministros de finanzas de la UE, no están convencidos de que sea una buena idea.

Las preocupaciones incluyen:
  • El plan en sí y el camino a seguir para idear una estrategia fiscal eficaz al introducir un impuesto mínimo
  • Necesidad de mejores y mejores evaluaciones de impacto tanto en la UE como dentro y para los estados miembros
  • A pesar de cierto nivel de progreso, este es un problema continuo para la Unión Europea con poco o ningún acuerdo sobre la estructura de las reformas fiscales corporativas.
La reunión se abrió con una propuesta de enmienda a la Directiva sobre intereses y regalías. En los intereses pagados por regalías no se grava, que la exención de impuestos anterior está prohibida. El impuesto digital, eliminado a principios de este año, se considera una victoria, pero la UE permanece bloqueada en una serie de otras cuestiones fiscales, entre ellas la base impositiva corporativa consolidada común (BICCIS).

El cambio fiscal en la UE es lento y complejo debido a los requisitos de decisiones unánimes de implementación. Las discusiones están en curso y continuarán durante el resto de 2019.

Suscríbete a nuestro boletín

Compartir esta noticia con:

 

Stars