dismiss-alert
header-area-background-wrapper
Menú
site-banner
center-left-menu

¿Cómo funciona?

1 min de video
center-right-menu
Este artículo fue traducido automáticamente del inglés para su conveniencia. Si desea leer el artículo original en inglés, siga este enlace.

Suiza inicia proceso de abolición de acciones al portador

4 December 2018
Hacia fines de noviembre de 2018, el gobierno suizo anunció planes para abolir las llamadas "acciones al portador". Esta medida sigue la presión del Foro Global de Transparencia Fiscal de la OCDE en 2016. Si la legislación se cumple, se espera que la abolición se lleve a cabo a principios de 2019. A partir de entonces, todas las acciones al portador existentes deben convertirse en acciones nominativas o convertirse en valores intermediarios. .

Antecedentes de las nuevas medidas

Esto sigue a una serie de reformas en los últimos años.
  • Tras la presión internacional de todo el mundo, el Parlamento suizo introdujo una Ley Federal en 2014 para implementar revisiones y reformas al Grupo de Acción Financiera Internacional (GAFI). Estos fueron el resultado de las recomendaciones hechas en 2012
  • En 2015, quienes adquirieron acciones al portador no cotizadas debían informar a la empresa sobre su nombre y dirección a más tardar un mes después de la fecha de adquisición. Si el beneficiario real posee más del 25%, existe la obligación legal de informar dicha propiedad. La empresa debe mantener un registro de tenedores de acciones al portador y beneficiarios finales.
Sin embargo, durante el Foro Global sobre Transparencia en 2016, estas medidas se consideraron insuficientes para la transparencia fiscal a pesar de que Suiza "cumple en gran medida". A principios de 2018, el Consejo Federal Suizo inició un proceso de consulta basado en las nuevas recomendaciones. Eso terminó en abril.

Lo que propone Suiza ahora

El resultado fue un proyecto de ley que recomendaba abolir las acciones al portador e introducir multas para los tenedores que no se adhirieran a la nueva legislación. Además, se convertiría en un requisito que todas las empresas con sede en el país tengan una cuenta bancaria suiza.

Los organismos encargados de hacer cumplir la ley en Suiza y los intermediarios financieros pronto tendrán el poder de incautar registros con el fin de una investigación de diligencia debida. Las empresas no cotizadas en Suiza pronto no podrán emitir acciones al portador. Si alguno de los tenedores no los informa a la empresa que los emitió en un plazo de 18 meses, las acciones serán embargadas. Solo serán legales (como se explicó anteriormente) si la empresa emisora tiene valores de renta variable cotizados, o en los casos en que las acciones al portador se conviertan en valores intermediados. Además, los tribunales tendrán el poder de liquidar a una empresa que no cumpla.

La reputación de Suiza en peligro

La OCDE ha presionado desde hace mucho tiempo para que Suiza reformara sus leyes de secreto bancario, para aumentar la transparencia en su intercambio de información y de sus cuerpos legales. En su foro de 2016, la OCDE insinuó firmemente que si Suiza no adoptaba las medidas solicitadas, no pasaría la revisión de seguimiento en diciembre de 2018. Posteriormente, Suiza sufriría:
  • Daño a su reputación internacional
  • Incluido en la lista negra como “no cooperador” por la Unión Europea en diciembre cuando publica su nueva lista; otros poderes probablemente seguirían su ejemplo
  • Posibles sanciones económicas
Las medidas no han sido bien recibidas en todos los ámbitos, sobre todo en el sector financiero de Suiza. Los miembros de todos los partidos políticos plantearon objeciones a las medidas, al igual que varios expertos legales. Se afirmó que las medidas fueron “mucho más allá de las recomendaciones del foro en 2016”. Además, habría consecuencias para unas 60.000 empresas en Suiza.

Suscríbete a nuestro boletín

Compartir esta noticia con:

 

Stars